Análisis y diagnóstico detallado en tiempo real, la razón de ser del nuevo Sistema Jábega

os años en que las redes de agua pasaban inadvertidas quedaron atrás. La incipiente falta de recursos hídricos y la obsolescencia de las tuberías de transporte y distribución de agua obligan a las administraciones a tomar un mayor control y responsabilidad sobre la eficiencia de estas infraestructuras para asegurar un futuro hidrológico optimista.

A lo largo de la última década, se ha experimentado un gran avance en las tecnologías que buscan soluciones a los retos de las empresas de gestión del ciclo integral del agua. Desalación, renovación de conducciones, prelocalizadores y sistemas in-line de detección de fugas, son algunas de las técnicas que se vienen usando para adaptar las infraestructuras a los nuevos escenarios de consumo o escasez.

in embargo, tras los cambios acontecidos en el sector, se divisa un creciente interés por la digitalización y gestión preventiva de redes. Resulta difícil, en pleno 2023, encontrar gestoras que no tengan sus redes centralizadas y gestionadas en tiempo real a través de software y tecnologías de sincronización. Llegados a este punto, el sector se encuentra con que aún se pierde en torno a un 20% del agua que se canaliza.

¿Si tenemos la tecnología de nuestra parte, por qué seguimos perdiendo el 20% del agua?

Es en las redes de gran diámetro, en aquellas en la que el sector tiene menos opciones de control e, irónicamente, donde mayores pueden llegar a ser las pérdidas y el impacto de un incidente o una rotura dado los caudales y presiones con los que trabajan. Desgraciadamente, la evaluación del estado de conservación y localización de fugas en estas conducciones se complica por la gran profundidad a la que discurren, la mayor distancia entre elementos singulares y la imposibilidad de interrumpir el servicio a miles de consumidores por una inspección rutinaria. Para poner solución a esta carencia, Aganova desarrollaba y patentaba en el 2015 el Sistema Nautilus, una esfera sensorizada que recorre grandes redes desde el interior, permitiendo identificar datos acústicos que revelan la presencia de fugas, bolsas de aire y anomalías, así como su nivel de incidencia en la red, sin necesidad de interrumpir el servicio.

El Sistema Nautilus permite recorrer hasta 35 kilómetros en una sola inserción, ofreciendo información acerca de la presencia de bolsas de aire, anomalías y fugas a partir de 0,005 litros por segundo. El Sistema suponía un gran avance en materia de diagnóstico y mantenimiento de redes de gran diámetro, permitiendo ahorrar millones de metros cúbicos al medioambiente y gestoras de agua alrededor del mundo.

Un paso más allá para mejorar más aún los datos que se obtiene desde el interior de las redes, consistiría en transformar estos datos en información valiosa para la toma de decisiones de los gestores de infraestructuras, no solo en detección de fugas, sino también en la determinación de anomalías o incidencias en la red.

Por este motivo, el pasado año 2022, con el desarrollo de la Plataforma Nemo, Aganova acercaba al cliente la digitalización de todos los datos obtenidos en las operaciones de campo y proyectos de detección de fugas, así como todos los datos relativos a la presencia de bolsas de aire, anomalías y fugas. Aganova, como experta en el desarrollo de tecnologías de inspección e interpretación de datos, aceptaba el reto que el mercado estaba solicitando: concreción y clasificación de anomalías.

El Sistema Jábega ofrece un reconocimiento exhaustivo de anomalías
Jábega es una solución innovadora desarrollada para obtener información exhaustiva de puntos conflictivos en las redes de transporte. La innovadora herramienta de diagnóstico de redes destaca por el abanico de datos capaz de obtener a partir de cada inserción, entre los que destaca la visualización en directo de anomalías tales como corrosión, presencia de sedimentos, válvulas averiadas o semiabiertas cuyo estado se desconocía, identificación de tomas no autorizadas, manguitos de juntas deteriorados o la visualización y escucha de fugas, entre otros. A través de este nuevo método de análisis, indagamos más allá del “qué ocurre”, para descubrir “por qué ocurre” en la red.

Versatilidad e inmediatez analítica

Las características técnicas del Sistema Jábega lo sitúan a la cabeza de la innovación en análisis y diagnóstico de redes de agua. Está compuesto por un potente sistema CCTV capaz de grabar y capturar imágenes de alta calidad en tiempo real. El sistema de grabación y acústico navega por la red, ayudado por una vela, que ayuda a la navegación óptima por la tubería en carga.

La tecnología está diseñada para ser guiada desde el exterior, a través de un cable de fibra óptica, con el que además de obtener la información en directo, posibilita realizar un trazado preciso de la red.

El Sistema Jábega ha sido diseñado con el objetivo de ofrecer al mercado la versatilidad e inmediatez que el cliente necesita cuando se trata de identificar puntos conflictivos. Para poner a trabajar el sistema, solo es necesario contar con un punto de inserción, normalmente a través de una válvula de compuerta con un diámetro igual o superior a DN100 y cuyo recorrido a navegar se encuentre entre DN400 y DN1600. Una vez el sistema CCTV está en el interior de la tubería, la tecnología ya está en plenas condiciones para realizar un análisis en profundidad del estado de los elementos que forman la red, así como el estado de las paredes de la tubería. Dado que es posible realizar un diagnóstico a la par que se maniobra con la herramienta, el cliente tiene la posibilidad de emprender acciones de corrección, o bien priorizar áreas de la red desde el momento de su inspección.

De la retransmisión en directo del interior de la tubería se logra obtener información tan valiosa como el conocimiento en detalle de los niveles de corrosión presentes y puntos con especial gravedad de incidencia. Con la ayuda del sistema CCTV también se ha logrado ver distintos tipos de fugas como grietas longitudinales o circunferenciales. El conocimiento preciso de las incidencias permite la mejora de procesos en la labor de gestión de redes a través de la optimización del mantenimiento, planificación y ejecución de correcciones para el funcionamiento adecuado de la tubería. Es decir, una gestión eficiente tendría en cuenta los diferentes métodos de corrección de fugas en base a sus características y posicionamiento concretos. Por ejemplo, una fuga en juntas no puede ser tratada del mismo modo que una circunferencial o longitudinal a lo largo de un tramo.

De este modo, el conocimiento de las características propias de cada incidencia permite aplicar una solución optimizada en tiempos y recursos, a la par que minimiza las pérdidas de agua en la medida en que disminuye el tiempo de reacción y corrección, ya que no es necesario excavar para conocer los detalles técnicos. Por otra parte, dado que el sistema es seguido desde el exterior a la vez que se navega desde dentro, se presenta también la posibilidad de realizar un estudio cartográfico del tramo inspeccionado, sin duda, todo un hito para el sector de agua.

Desarrollo avanzado de elementos que permiten operar bajo presión

El Sistema Jábega se compone de una serie de elementos especialmente diseñados para ofrecer un servicio óptimo de visualización del interior de la tubería sin necesidad de interrumpir el servicio. Si bien la visibilidad del interior de la tubería es el hito ofrecido al cliente, se trata del resultado de un arduo trabajo de ingeniería que obtiene un producto altamente capacitado para obtener un diagnóstico avanzado de redes en alta.

El sistema coordina la capacidad audiovisual de una cámara dotada de un cuerpo capaz de trabajar bajo altas presiones que, ayudado por una vela puede navegar en condiciones óptimas en redes con una presión mínima de dos bares y máxima de dieciséis bares.

Primeros éxitos con el Sistema Jábega

La tecnología era lanzada al mercado a principios de año y ya presume de haber protagonizado grandes logros a lo largo del mundo. Entre ellos, destaca el proyecto desarrollado durante el pasado mes de febrero, para el que se realizaron cinco inspecciones en Marruecos, de las que se obtuvieron imágenes en alta calidad del interior de la red. Corrosión y deterioro en las juntas fueron algunos de los principales elementos conflictivos detectados en la red.

Esta visualización no solo permitió identificar anomalías presentes en la red, sino también determinar el nivel de estas, brindando así un conocimiento más exhaustivo del estado y madurez de las tuberías. El sistema, además, pudo ser seguido desde el exterior, ofreciendo un pinpointing en tiempo real y cartografía de la red. “En Lydec, no solo buscamos fugas, buscamos signos de deterioro en nuestra red para llevar a cabo un diagnóstico interno, y el Sistema Jábega es una solución fiable y asequible a nuestra necesidad”, dijo Abdel-Illah Rettab, director de operaciones en detección de fugas en Lydec.

La tecnología Jábega significa un punto de inflexión para la gestión de redes de transporte, que ve ahora las puertas abiertas para una gestión eficiente basada en el mantenimiento de redes como clave para la prevención de fugas y envejecimiento sostenible de redes. Fácil acceso y análisis exhaustivo, inmediatez, precisión y versatilidad, un sueño para las gestoras de agua que el Sistema Jábega hace posible.